Los Mayores Cuentan

Blog interactivo y participativo hecho por mayores para mayores

Luces de Navidad en Madrid

Luces de Navidad en Madrid

Madrid ya se ha vestido de Navidad y las luces de las calles, los árboles navideños y los edificios iluminados dan a las largas noches de esta época del año un encanto especial.  Aquí traemos una pequeña muestra de cómo lucen las calles madrileñas en la Navidad de 2022.

Visita guiada a la Casa Museo de Lope de Vega

Visita guiada a la Casa Museo de Lope de Vega

Le damos las gracias a Francisco Pérez por compartir esta interesantísma publicación. 

Visita

En esta casa Lope de Vega vivió los últimos 25 años de su vida. La visita nos ha resultado muy interesante y la recomendamos a todos los amantes de la historia de Madrid.

Está en la calle Cervantes nº 11 y las visitas se realizan de martes a domingo de 10:00 a 18:00, con una duración aproximada de 35 minutos.  La visita es gratuita, pero es imprescindible reservar con antelación llamando al teléfono 91 429 92 16 o escribiendo un correo electrónico a casamuseolopedevega@madrid.org

Podéis encontrar información adicional en este enlace:

https://casamuseolopedevega.org/es/

Lope de Vega: su vida y su obra

Félix Lope de Vega y Carpio nació en Madrid en 1562, reinando Felipe II. Sus padres habían emigrado a la reciente capital del Reino de España, originarios del Valle de Carriedo, Cantabria.  La Corte atraía oficios variados y el padre era bordador. Lope asistió a diversos centros de formación y se dijo que era un niño aventajado que leía latín y castellano desde los cinco años. Curso estudios de ciencias y letras con aprovechamiento. Ya adolescente, se enroló en un barco de la Armada enviado a la isla Terceira, hoy una de las Azores, en el proceso de la conquista de Portugal. Volvió a los dos meses y posteriormente se embarcó también en un buque de la Armada Invencible para luchar contra Inglaterra.

Comenzó a escribir pronto poemas en verso, sonetos (más de 3.000), cartas, novelas y comedias de las que se han identificado unas 1.800. La cantidad de obras que publicaba le hizo famoso en su tiempo y le generaba importantes ingresos. Contribuyó al desarrollo del teatro que había comenzado a representarse en espacios públicos en patios de casas bautizados como Corral de Comedias.

Lope atrajo al público con sus obras, basadas no tanto en historias mitológicas y religiosas como era la tradición sino en escenas de vida cotidiana con personajes sencillos que acercaban el teatro a la gente. Creó historias sobre el honor, la honra, la fe, el amor, la justicia, también crítica política y de las costumbres y enredos amorosos. Algunas de sus obras de teatro más conocidas son Fuenteovejuna, El Caballero de Olmedo, la Dama Boba, El Perro del Hortelano, Peribáñez y el Comendador de Ocaña.

Su vida personal fue exagerada en sus comportamientos sentimentales y conyugales y ya en su tiempo fue objeto de comentarios y críticas como lo sería hoy en los medios del famoseo y en las redes sociales. Tuvo su primera hija con diecinueve años, se casó dos veces a la vez que mantenía relaciones con otras mujeres.  Tuvo que cambiar de residencia en varias ocasiones y sufrir la pena de prisión y de destierro. Se ha hablado de que tuvo diecisiete hijos, de los que la mayoría no llegaron a la edad adulta. A los 52 años y habiendo enviudado dos veces, se ordenó sacerdo, siguiendo con la publicación literaria y las aventuras sentimentales.  

Falleció a la edad de 73 años en 1635.  Fue enterrado en la iglesia de San Sebastián, situada en la calle de Atocha actual, de la que fue exhumado más adelante por el impago de su protector el duque de Sessa y enterrado en una fosa común cercana a la iglesia. La fosa fue destruida durante la guerra civil y hoy es el lugar de una floristería.

El barrio

Lope nació en la calle de los Milaneses cerca de la calle Mayor, se casó en la iglesia de San Ginés, en la calle Arenal y fue ordenado sacerdote en la actual Iglesia de San José en la calle de Alcalá. Sus veinticinco últimos años los pasó en Madrid en la casa que hoy ocupa el número 11 de la calle Cervantes, en el hoy llamado barrio de las Letras, entonces barrio de las Huertas.

La zona, alejada de la   Corte, fue lugar de representación de obras teatrales y residencia de escritores. Allí también tenían su casa Francisco de Quevedo, buen amigo, Miguel de Cervantes con el que alternaba relaciones de amistad y de distancia que ambos expresaban en sus sátiras, Luis de Góngora, afamado poeta con el que se cruzaba elogios y diatribas y Juan Ruiz de Alarcón, enemigo reconocido. Todos ellos, primeras figuras literarias, formaron parte del Siglo de Oro español en el que Lope fue reconocido como el Fénix de los Ingenios. O como lo denominó Cervantes Monstruo de la naturaleza.

La Casa Museo

En la actualidad, la casa conserva sus dos alturas originales y un jardín trasero en el que Lope pasaba muchas jornadas y al que describió en sus escritos. La propiedad inicial pasó por muchas manos y reformas. La Real Academia Española recibió la propiedad en 1931 y se inauguró como Monumento nacional y Museo en 1935.Tras la guerra civil fue restaurada en varias ocasiones y desde diciembre de 2007 la gestión corresponde a la Comunidad de Madrid.

La planta baja actualmente alberga la recepción de visitantes y da paso al jardín en el que se han plantado algunas de las especies que Lope dejó descritas.

La planta primera contiene la mayor parte de las habitaciones: el despacho de Lope, el salón de tertulias, la alcoba, y el oratorio. En otra orientación se encuentran el comedor, la cocina y la alcoba de las hijas.

En el nivel superior, en forma de buhardilla se encuentra la habitación para huéspedes, el cuarto de las criadas y el dormitorio de las hijas.

El túnel de Bonaparte. Un pasadizo secreto con historia

El túnel de Bonaparte. Un pasadizo secreto con historia

Basilides Manso, nos trae, una vez más, una fascinante historia del Madrid más desconocido.

En 1809 el entonces rey de España José Bonaparte mandó hacer al Arquitecto Real José de VIllanueva un pasadizo desde los jardines del Palacio Real (Campo del Moro) hasta el Palacio de los Vargas, su villa de recreo, situada en la Casa de Campo.  Con ello pretendía una salida fácil y rápida a la Casa de Campo que era su lugar de esparcimiento y descanso, lejos de la rutina de la vida palaciega.

El pasadizo, de 55 metros de longitud, pasaba por debajo de la Avenida de la Virgen del Puerto y terminaba en el Puente del Rey, muy cercano al Palacio de los Vargas. El diseñador José se Villanueva murió poco antes de su terminación, en 1811, sin verlo finalizado.

No se sabe si José Bonaparte lo llegó a utilizar, pero sí fue utilizado por Fernando VII.   En la II República, tras confiscar el Estado a la Casa Real la Casa de Campo y los jardines del Palacio Real, ambos espacios se abrieron para uso público, y el túnel pasó a ser propiedad del Ayuntamiento de Madrid.

En la guerra civil el frente estaba en la Casa de Campo y el túnel sirvió como refugio, almacén y polvorín en la defensa de Madrid. Desde entonces permanece cerrado al público. La alcaldía de José Luis Martínez-Almeida ha expresado su intención de convertir este espacio en centro de interpretación sobre la huella del monarca francés en la capital, pero aún no hay planes concretos para la rehabilitación.

En siguiente video, realizado por Telemadrid, encontrarás información adicional:

https://twitter.com/i/status/1551907687276744704

Foto de portada: JESÚS G. FERIA – LA RAZON

Las Casas de Cordero. Un secreto en plena Puerta del Sol

Las Casas de Cordero. Un secreto en plena Puerta del Sol

En el reinado de Isabel II, ocurrió un caso único e insólito que pudo arruinar a un Gobierno. Basilides Manso nos trae esta jugosa historia.

Santiago Alonso Cordero (1793-1865) era un hombre negocios y político conocido como “El Maragato”, que llegó a ser diputado en Cortes por Astorga, senador por Madrid y Presidente de la Diputación de Madrid.

Fue uno de los primeros ganadores del gordo de la Lotería Nacional, con una cantidad de dinero tan disparatada que amenazaba con llevar el Tesoro Público a la quiebra. Se cuenta que la solución fue pagarle el premio con el solar del derruido Monasterio de San Felipe el Real tras la desamortización de Mendizábal, situado en la calle Mayor con Sol.

Cordero aceptó la oferta y construyó el edificio más ambicioso y avanzado de la época, con cien apartamentos distribuidos en las seis casas del complejo. Había lujosos pisos, restaurantes como la Fonda de la Vizcaína que alcanzó gran fama, y todo tipo de establecimientos como el Gran Bazar de la Unión. También estuvo instalada en el complejo la primera centralita telefónica de Madrid.

La construcción del edificio, terminado en 1845, fue todo un acontecimiento y muchos lo consideraron el mejor edificio que se había construido en Madrid.  Diez años mas tarde, en la remodelación de la Puerta  de Sol, las Casas de Cordero sirvieron de referencia arquitectónica para la nueva plaza.

Aunque el edificio se mantiene en la actualidad, las viviendas y locales comerciales se han deteriorado con el tiempo y poco queda de su antiguo lustre y esplendor.