Los Mayores Cuentan

Blog participativo hecho por mayores para mayores

Faro de Moncloa. Texto de Basilides Manso

Faro de Moncloa. Texto de Basilides Manso

Le damos las gracias a Basilides Manso por hablarnos de esta interesante atracción de la ciudad e invitarnos a visitarla.

La Torre de Iluminación y Comunicaciones del Ayuntamiento de Madrid más conocida como Faro de Moncloa. Fue proyectada por el arquitecto madrileño Salvador Pérez Arroyo en 1990. Se construyó en 1992, alcanza los 110 metros y ahora ocupa el lugar 11º en altura de los edificios madrileños.

El acceso a los 92 metros del mirador es a través de dos ascensores externos acristalados que tardan unos 50 segundos en completar el trayecto.  El mirador es circular y cuenta con una barandilla donde se hace un repaso de la evolución de Madrid a lo largo de su historia. A través de las cristaleras se pueden contemplar las cumbres de la sierra de Guadarrama y muchos de los edificios emblemáticos de la ciudad como el rascacielos de Telefónica, el Palacio Real, la Catedral y las Cuatro Torres.

Al poco tiempo de su inauguración un día de fuerte viento se desprendieron unas placas del revestimiento con lo que se tuvieron que reforzar todos los anclajes. La torre aloja una escalera de solo 80 cm, lo que resultaba muy peligroso teniendo en cuenta que el pasamanos producía frecuentes descargas de electricidad estática. En el 2005 a consecuencia del incendio del edificio Windsor el Ayuntamiento cambia la normativa, y el Faro tiene que cerrar para adaptarse a ella.

Se hace la escalera más ancha, se añade otro ascensor y se crea una sala de visitantes en la planta baja. Se reabre el 28 de enero de 2006, ese mismo año sufre un incendio en la sala de motores, sin ningún herido, pero hubo que cortar el trafico de la A-6 por los desprendimientos.

Esta abierto de martes a domingo de 9:30 a 20:00, siendo la última subida a las 19:30.

Las entradas pueden adquirirse en el vestíbulo o a través de la web:

https://www.esmadrid.com/informacion-turistica/faro-de-moncloa

La entrada para los mayores de 65 años es de 2€.

Casa de Cisneros. Texto de Basilides Manso.

Casa de Cisneros. Texto de Basilides Manso.

Le damos las gracias a Basilides Manso por darnos a conocer uno de los pocos palacios renacentistas de Madrid.

Es uno de los pocos edificios de estilo plateresco que quedan en Madrid. La fachada principal daba a la calle Sacramento y a la Plaza de la Villa la parte trasera con las caballerizas, pero al comprarla el Ayuntamiento (1909 ) para unirla a la Casa de la Villa, la reforma totalmente, guardando el estilo primitivo, y cambia las fachadas estableciendo la Plaza de la Villa como principal y hace un pasadizo de estilo veneciano soportado por un arco que la unen al Ayuntamiento.

El edificio lo mandó construir en 1537 Benito Jiménez de Cisneros, sobrino del famoso cardenal. Pasó por herederos y distintos dueños y usos. Cuentan que en 1590, siendo prisión se escapó de ella Antonio Pérez, secretario de Felipe II.

En ella vivió D. Bernardo Sandoval y Rojas, cardenal arzobispo de Toledo, Consejero de Estado e Inquisidor General desde 1608 a 1618. Fue sede del Supremo Consejo de Guerra en el siglo XVIII.

En el siglo XIX se convirtió en casa de vecinos, y en ella nació en 1863 Álvaro de Fonseca y Torres (conde de Romanones) y vivió y murió en 1868 el general Narváez.

Hoy contiene planos antiguos de la villa, además del artesonado original (único en Madrid), azulejería de Talavera en la escalera de entrada, una valiosa colección de tapices flamencos entre ellos dos góticos del siglo X,  obras de Francisco Pradilla, Francisco de Goya y Luis Herreros de Tejada entre otros, y la galería de retratos de los alcaldes de Madrid desde 1922.

Actualmente no es visitable.

Casa de la Villa. Texto de Basilides Manso

Casa de la Villa. Texto de Basilides Manso

Le damos las gracias a Basilides Manso por contarnos el pasado y el presente de uno de los edificios más relevantes de la historia de nuestra ciudad.

La casa de la Villa de Madrid, (antiguo Ayuntamiento) es una edificación de estilo herreriano y barroco ubicada en la Plaza de la Villa vuelta por la calle Mayor. Se concluyó en el año 1692. Fue sede del Concejo y luego del Ayuntamiento de Madrid, hasta el 4 de noviembre del 2007 cuando se traslada al Palacio de Cibeles, aunque los plenos siguieron celebrándose aquí hasta 2011.

El edificio, inicialmente diseñado como Ayuntamiento y Cárcel, se construyó sobre el solar donde estuvo el palacio de Juan de Acuña, primer marqués de Villacerrato. El proyecto original (1630) es de Juan Gómez de Mora. Problemas de financiación retrasan las obras mas de 10 años; Gómez de la Mora muere en 1648 y se suceden nuevas interrupciones y el trabajo de varios arquitectos, siendo Ardemans quien termina la obra en 1692. En 1789 Juan de Villanueva añade la galería de columnas toscanas de la fachada que da a la calle Mayor. En 1915 Luis Bellido lo restauró, construyendo un pasadizo elevado que lo une con la Casa de Cisneros.

La Casa de la Villa es en sí un museo, no solo por el edificio con sus incorporaciones artísticas, sino por todas las obras que alberga, como los frescos de la Capilla, del pintor Antonio Palomino (XVII), el original de la escultura de la Mariblanca, tapices flamencos, lámparas, esculturas y obras de pintores notables como Francisco Ricci, Vicente Palmaroli, Pedro Martín Ledesma y Juan de Villegas. Otro tesoro artístico es la gran custodia de plata realizada por el platero real Francisco Álvarez (1573).    En la sala de Goya puede verse una copia de un gran cuadro de Goya (Alegoría de la Villa de Madrid, cuyo original está en el Museo de Historia).  Se encuentran también los retratos de los alcaldes de Madrid anteriores a 1922 (los posteriores están en la Casa de Cisneros).

En la actualidad el edificio alberga la Secretaría General del Pleno del Ayuntamiento y parte de la Agencia Tributaria. Solo se usa, aparte de lo mencionado, para el recibimiento de personalidades y entrega de títulos (Entrega de Llaves, Hijo Adoptivo de la Ciudad…), así como el pregón de las fiestas de San Isidro, que se hace desde el balcón principal.

Actualmente no es visitable.

Catedral Ortodoxa Rusa de Santa María Magdalena. Reportaje de Carmen Cendón

Catedral Ortodoxa Rusa de Santa María Magdalena. Reportaje de Carmen Cendón

Le damos las gracias a Carmen Cendón por descubrirnos una de las iglesias más singulares y sorprendentes de Madrid.

La iglesia, inaugurada en 2013, es de estilo Neobizantino y tiene con cinco cúpulas doradas y rematadas con una cruz. La central está dedicada a Jesucristo y las restantes a los cuatro evangelistas.

Se accede a la iglesia por la planta baja. El recinto es grande y todas sus paredes están decoradas con figuras de santos, ángeles, Jesús y la Virgen.

Hay visitas guiadas cada sábado a las 5:00 de la tarde y no es necesario apuntarse previamente.

La visita me resultó interesante. El guía era uno de los religiosos del templo y contestó a todas las preguntas que se hicieron acerca diferencias entre católicos y ortodoxos. Nos contó que estuvimos unidos 1000 años y llevamos otros mil separados.

La iglesia está situada en el barrio de Hortaleza (Gran Vía de Hortaleza, 48), Metro Pinar de Rey, autobus 87 en la puerta y 72 muy cerca.

Más información:

http://orthodoxmadrid.com/es/

Plaza de la Villa. Texto de Basilides Manso

Plaza de la Villa. Texto de Basilides Manso

Plaza de la Villa. Texto de Basilides Manso

Le damos las gracias a Basilides Manso por traernos uno de los conjuntos monumentales más antiguos y mejor conservados de Madrid.

Anteriormente llamada plaza de San Salvador, por la iglesia del mismo nombre que daba también a la calle Mayor, en cuyo pórtico se realizaban las sesiones del Ayuntamiento.

Fue uno de los principales núcleos del Madrid medieval, dada su ubicación entre la Puerta de la Vega y la de Guadalajara, importantes accesos a la Villa.

En el siglo XV cambia al nombre actual coincidiendo con la otorgación del titulo de Noble y Leal Villa recibido por Madrid de manos de Enrique IV de Castilla.

La plaza solo tiene un adorno en su centro, una estatua en bronce de Álvaro de Bazán (primer marqués de Santa Cruz), gran almirante de Felipe II, elogiado por Lope de Vega en unos versos que figuran en el pedestal de la estatua.  La escultura fue realizada por Mariano Benlliure en 1891, imitando la que hizo Leone Leoni al emperador Carlos I que se conserva en el Museo del Prado.

Los edificios que la rodean son de gran valor histórico-artístico, aunque sin ninguna coherencia, ya que son de distintas épocas: Casa de la Villa (XVII- XVIII), con dos puertas porque al principio el edificio era Ayuntamiento y Cárcel Municipal, la Casa de Cisneros (un palacio plateresco del s. XVI), y la Casa y Torre de los Lujanes (dos edificios de estilos gótico-mudéjar del s. XV). Todos debido al paso del tiempo han sufrido arreglos y modificaciones.

A la plaza llegan o salen tres calles la del Codo por el este la del Cordón por el sur y la de Madrid por el oeste, correspondientes al diseño original de la ciudad.