Los Mayores Cuentan

Blog participativo hecho por mayores para mayores

Memorias de Africa

Compartir

Le damos las gracias a  Ana Simal por compartir sus recuerdos de un viaje tan memorable.

De todos mis viajes, que afortunadamente han sido bastantes, el que me ha dejado un recuerdo imborrable fue el de África. Solo he estado en un país: Tanzania. Bueno, fuimos un par de días a Zanzíbar en una avioneta, pero de esta parte del viaje prefiero no acordarme.

Hay dos cosas que me llamaron la atención. Lo primero fue el olor, allí el campo huele distinto. Sevilla tiene un olor especial, cantan los andaluces, bueno, pues África también. Todas las tardes hacia las seis llovía, poco rato pero muy fuerte y entonces era cuando, no sé cómo explicarlo, (es muy difícil describir los olores) el olor era muy intenso y maravilloso.

Lo segundo que me llamó la atención fue el tamaño de las plantas y de algunos animales. Muchas plantas son como las que tenemos aquí, pero allí son infinitamente más grandes. Las arañas parecen nécoras y las hormigas vistas desfilar una detrás de otras daban casi miedo.

Estábamos en el Serengueti en un campamento Masai. Las tiendas de campaña tenían muchas cremalleras y por la noche las cerrábamos bien todas, más que nada por temor a los bichos pequeños (arañas, mosquitos…). Los leones, aunque a veces se les oía por las noches, no daban miedo pues siempre teníamos a un Masai haciendo guardia con una lanza en la mano. A mí me gustaba madrugar, ver amanecer y darme un paseo, eso sí, con un Masai a tres o cuatro metros siguiéndome. Cuando había algún problema siempre decía “Akuna Matata” y le pregunté que qué significaba, “no problem” me dijo. Algunos hablaban inglés bastante mejor que yo. Nos hicieron un día el “número” de los saltos, parecía que en vez de saltar sobre la hierba estuvieran sobre una cama elástica.

Por decir algo negativo: las comidas. No me atrevía a tomar nada en crudo y ponían muchas ensaladas. Los guisos sabían raro, creo que eran de ñu. Lo único bueno de la comida fue en Zanzíbar, que nos daban langostas a la brasa en la misma playa. Podíamos comer las que quisiéramos. Algunos del grupo se pusieron malos.

África es enorme y muy variada, pero a mi ese país, Tanzania, que no es muy grande, me impactó.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *