Los Mayores Cuentan

Blog participativo hecho por mayores para mayores

La fuente de la traída de aguas del Lozoya. Texto de Basilides Manso

Compartir

Le damos las gracias a Basilides Manso por contarnos la pintoresca y desconocida historia de una fuente madrileña verdaderamente peregrina.

Se la conoce como la Fuente de Isabel II (no confundir con la fuente de los Galápagos del Retiro) y Fuente de la Buena Suerte, y se construyó con motivo de la inauguración de la traída de aguas del Lozoya en 1858.

El vaso central es de buenas proporciones con el surtidor en el centro y dos vasos adosados más pequeños que reciben agua a través de dos conchas de mármol.  Se instaló en la calle Ancha de San Bernardo a la altura de la Iglesia de Monserrat, pero allí solo estuvo quince días, el tiempo justo de las celebraciones.

A partir de aquí empiezan las peregrinaciones de la fuente.  En 1860 se llevó a la recién remodelada Puerta del Sol. Desde su instalación en Sol los madrileños, empezaron a lavarse la cara a las doce de la noche el día de San Juan porque decían que traía buena suerte, y de ahí el nombre de Fuente de la Buena Suerte. A partir de 1894 fueron las uvas a las doce de la noche el 31 de diciembre las que comenzaron a dar buena suerte a los madrileños.  La fuente solo funcionaba en algunas fechas señaladas ya que los chorros subían a gran altura y mojaban los alrededores, y en el invierno se helaban causando problemas a carruajes y viandantes. Según Fernández de los Ríos, pasados cinco minutos “toda la plaza se convertía en un pilón”.  Finalmente, en enero de 1895 la fuente se desmontó de la Puerta del Sol.

En 1912 se empezaron las obras en la Glorieta de Cuatro Caminos y la fuente fue instalada allí, donde estuvo hasta 1932, cuando una reforma de la glorieta ocasionó otro traslado, en esta ocasión a los almacenes de la villa.

En febrero de 1934 comenzaron las obras de instalación de la fuente en la Plaza Central de la Casa de Campo coincidiendo con el ensanche del Puente de Rey y la Puerta del Rio. En el 2015 y 2022 se reparó el vaso central dañado por las heladas.  Desde agosto de 1934 la fuente se ha mantenido en el mismo lugar, delante del Palacete de los Vargas, donde ahora puede verse en perfecto estado y en funcionamiento.

2

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *