Los Mayores Cuentan

Blog participativo hecho por mayores para mayores

Julián del Río nos cuenta

Compartir

Hemos tenido una interesantísima conversación con nuestro compañero Julián del Río. Nos ha hablado de su trayectoria laboral y sobre todo de su presente, donde su familia, sus aficiones, sus amigos y sus hábitos nos dan ideas e inspiración a todos los que queremos envejecer saludable y felizmente.

¿Nos dices tu edad / cuantos años sumas hasta ahora?

Tengo 76 años.

¿Qué es lo que más valoras de esta etapa de su vida?

Para mí lo más importante es la salud para poder disfrutar del tiempo libre que nunca he tenido cuando he estado trabajando. Y al mismo tiempo, yo tengo la suerte de tener a mi mujer, mi compañera, mi amiga, mi enfermera… nos llevamos muy bien después de 57 años juntos, y para mí eso es lo más importante, tener salud para poder disfrutarla con tu compañera de toda la vida.

¿Y que es lo que se te hace más cuesta arriba?

Pocas cosas, pero lo que se me hace más cuesta arriba es no disfrutar de los nietos todo lo que me gustaría. Unos viven a 300 km de Madrid y otros están siempre tan atareados con sus cosas del colegio y sus actividades que los vemos muy poco, y mi mujer y yo es lo que llevamos más cuesta arriba.

Cuéntanos cómo pasas un día cualquiera.

Por ejemplo, los martes y los jueves voy a un centro de mayores a hacer gimnasia de mantenimiento, y después en ese mismo centro soy voluntario y doy clases de iniciación de informática: qué es el ratón, cómo se crea una carpeta… enseño cosas sencillas a personas que no saben nada de informática y tienen interés; lo hago con mucho gusto.

También muchos días voy con un grupo de amigos a jugar una partida de mus, nos jugamos una copa y lo pasamos bien. Ya por la tarde cuando no voy a jugar con mis amigos, mi mujer y yo nos echamos una partida de kalooki, que es un juego de cartas que se juega con la baraja francesa, es otra manera de jugar al chinchón, nos entretenemos los dos. Y así se pasan los días, vamos a gimnasia mi mujer y yo, y después cada uno tiene otras actividades, ella va a un taller de tejer alfombras. Y también vamos a ver a los nietos, una vez a la semana nada más porque están atareadísimos.

También hacemos viajes con el grupo de amigos del mus, si no es mensualmente, cada dos meses o así. Ahora nos vamos a ir a Benidorm, por ejemplo, después iremos a Sevilla, después a la Carihuela en febrero, todo eso lo tenemos ya programado. Nos gustan los viajes porque pasamos unos días distintos, con amigos, en otro entorno, y no hay que trabajar en casa, te lo dan todo hecho.

¿A qué has dedicado tu vida profesional?  ¿Y qué te queda de todos esos años de trabajo?

Yo empecé desde muy joven en un bar y terminé en un bar, y he desarrollado casi toda mi vida laboral en el mismo bar.  He sido un tabernero, o quizás como decía un amigo, un tabernero culto. El bar es la universidad de la vida porque te enseña muchas cosas, aprendes a conocer a las personas y a no confiar en nada. Por ejemplo, si has visto a un cliente en apuros y le has prestado dinero, al final has perdido el dinero y el cliente.  Ves la parte buena de las personas y también la menos buena.

De mi trabajo en el bar conservo muchos amigos y gente que aún me conoce y me saluda por el barrio, te agrada que te recuerden cuando te encuentras a alguien por la calle y te dice ¿te acuerdas de aquellas mollejas tan buenas que hacías…? Eso te llena de satisfacción.

¿Cuáles son las aficiones o actividades que más te gustan?

Yo siempre estoy leyendo un libro, desde muy pequeño. Ahora estoy leyendo “El infinito en un junco”, que me está resultando muy interesante, me está encantando. No quiero pecar de pedante, pero me he leído cinco veces el Quijote, y me he entretenido en recopilar los dichos del Quijote que nos trasmiten verdaderas lecciones. Con el Quijote se aprende mucho, siempre sacas alguna lección nueva; algunas veces te hace reír, otras veces te hace pensar y algunas veces… no llorar, pero sí entristecerte. Es un libro completo.

Aparte de la lectura, me gusta jugar al mus con los amigos; somos un grupo grande de matrimonios y periódicamente jugamos al mus y hacemos otras actividades juntos.

Al haber tenido un bar y las recetas que hacíamos eran muy ricas, seguí haciéndolas en casa cuando me jubilé y uno de mis hijos me dijo: “tú graba las recetas en video y me las mandas a mí”.  Y así lo empecé a hacer. Después una sobrina mía me abrió un canal en YouTube para que fuera subiendo los videos y ahí están, habré subido unas 40 o 50 recetas, son sencillas, caseras, pero creo que pueden ser útiles para la gente que quiere aprender a cocinar.  Me gusta cocinar, pero siempre hemos cocinado mi mujer y yo, ella es la mejor, y yo soy el pinche que la ayuda, en el bar y en casa. Ahora antes de venir a esta entrevista, he ido a comprar pescado y se lo he dejado limpito para que ella lo cocine. Nos complementamos.

¿Qué hábitos, costumbres o pensamientos te ayudan sentirte bien?

Procuro andar mucho, tanto en Madrid como allí donde estamos.  Y sobre todo me siento bien cuando ayudo a la gente en las clases de informática, yo sé muy poco, pero ayudo a los alumnos todo lo que puedo y me dicen “pero qué paciencia tiene usted conmigo…” Me siento muy satisfecho cuando enseño algo que puede ser muy sencillo, como crear una carpeta, pero que ellos valoran.  Me satisface más ayudar a alguien que me inviten a comer, por ejemplo.

De todo lo aprendido en estos años vividos ¿hay alguna enseñanza que te gustaría trasmitir a los jóvenes?

Yo no soy nadie para dar consejos, lo más fácil del mundo es dar consejos, luego hacerlo es otra cosa. Para mí mi máxima preocupación en la vida ha sido saber si he sido el padre idóneo, el padre ideal para mis hijos, ellos están contentos y dicen que sí, pero yo tengo mis dudas.

Yo no daría ningún consejo a los jóvenes, simplemente les diría que hagan aquello en lo que creen, que sean honestos con ellos mismos. Ser honesto con uno mismo es lo más importante.

¿Qué podrían hacer mejor todos los que prestan servicios o ayuda a los mayores (Administraciones, empresas, bancos, instituciones humanitarias, etc.)

Lo primero es tratarles, tendrían que intentar entender a los mayores, escucharles y entenderles.  Las entidades tendrían que poner el énfasis en que a los mayores se les trate de una manera distinta, porque no hemos llegado a tiempo a toda esta tecnología que ha sido como pasar del medievo a la era atómica en un segundo, porque la tecnología va a una marcha que no hay quien la alcance.

Y para terminar ¿Cuáles crees que son las claves para envejecer de forma saludable?

Primero cuidando la salud, comiendo alimentos sanos y moviendo el cuerpo, no estar sedentariamente. El cuerpo hay que moverlo. Y la relación con los amigos es también muy importante, el mantener contacto regular con tus mejores amigos lo considero esencial.

2 Comentarios

  1. Como esperaba magnífica
    entrevista y magnífico entrevistado,una vida completa y aprovechada en todos los campos, un ejemplo como esposo padre y cultivado como aficionado a los libros después de trabajar toda su vida y en su descanso laboral múltiples facetas ayudar a los demás y estar disfrutando su ocio acompañado por su esposa familia y amigos. Entrevista sencilla y completa,una lección de contar una vida.Gracias

    Responder
  2. La entrevista descubre a un hombre íntegro, trabajador, que mantiene la forma del cuerpo, de la mente y del ánimo. Un cocktail apetecible

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.