Los Mayores Cuentan

Blog participativo hecho por mayores para mayores

Homero. Relato de Jesús Sanz Perrón

Compartir

La chica lee extasiada, en tanto que yo observo el paisaje siempre cambiante que, a modo de caleidoscopio, se sucede sin solución de continuidad. ¿Cómo puede permanecer indiferente – me pregunto – ante la avalancha de colores: verdes, azules, ocres…? Irá a su trabajo – pienso – o quizá la espera su novio, o sus padres, quién sabe. Y me pregunto, intrigado, por qué no levanta la mirada, siquiera sólo un instante, para contemplar la maravilla que la naturaleza nos ofrece a todas horas. Tengo la tentación de interrumpirla y recomendarle – exigirle incluso – el gratuito espectáculo. Y sigo observándola con no disimulada curiosidad temiendo que se va a perder – carpe diem – el prodigio de cada día. Hay que ser sublime sin interrupción, que dijo el otro. El tren va refrenando la marcha, aparecen algunas casas y poco a poco se detiene. Hemos llegado al destino; la chica cierra el libro y yo alcanzo a leer: “La Odisea”. Ahora entiendo el interés de la muchacha por Homero y el absoluto desprecio por lo que, seguramente, ya ha visto muchas veces. ¡Qué confundida está, pero qué razón tiene!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *