Los Mayores Cuentan

Blog participativo hecho por mayores para mayores

Concha López San Vicente nos cuenta

Compartir

Nuestro compañero Julián del Río ha tenido una interesantísima conversación con Concha López San Vicente, quien ha hablado de su fascinante trayectoria profesional y sobre todo de su presente, donde sus aficiones, su familia y su filosofía de vida nos dan ideas e inspiración a todos los que queremos envejecer saludable y felizmente.

¡Muchas gracias a Concha y a Julián!

Concha es muy aficionada a la pintura y ha compartido con nosotros algunas de sus obras.  ¡Es toda una artista!

¿Nos dices tu edad / cuantos años sumas hasta ahora?

Tengo 71 años.

¿Qué es lo que más valora de esta etapa de su vida?

Estoy muy contenta de todo lo vivido con mis padres, mi marido y mis hijos. Y también valoro esta etapa, en la que me encuentro muy tranquila y feliz. Me siento afortunada y le doy gracias a Dios todos los días por todo lo que tengo.

¿Y que es lo que se te hace más cuesta arriba?

Se me hizo cuesta arriba cuando me quedé viuda, pero ahora estoy bien y no tengo nada importante que se me haga cuesta arriba.

Cuéntanos cómo pasas un día cualquiera.

Salgo de casa por la mañana a comprar y a distintas actividades (pintura, manualidades, taichí) y por la tarde me gusta quedarme en casa.  También dedico tiempo a estar con mis nietos.

¿A qué has dedicado tu vida profesional?  ¿Y qué te queda de todos esos años de trabajo?

Estudié Derecho y después trabajé durante 40 años como funcionaria del Ministerio de Asuntos Exteriores, destinada en distintos países africanos.  Me siento muy satisfecha de mi trabajo durante todos esos años.  A través de él conocí países, culturas y personas muy interesantes, tuve experiencias muy valiosas y me dejó recuerdos muy bonitos. Mi trabajo también me dio algunos amigos para toda la vida, que aún conservo.

¿Cuáles son las aficiones o actividades que más te gustan?

Me encanta pintar desde niña, y ya entonces gané algunos concursos y medallas.  Ya de mayor, con mi trabajo, los traslados, mi familia… lo tuve que dejar, y cuando me quedé viuda retomé la afición.  Pinto al óleo temas bastante variados (bodegones, flores, paisajes…). He hecho ya varias exposiciones y sigo pintando.

También me gustan los trabajos manuales, en particular el ganchillo y el punto.

¿Qué hábitos, costumbres o pensamientos te ayudan sentirte bien?

Soy muy religiosa y eso contribuye a que me sienta bien.  También el ejercicio físico (taichí) me ayuda a sentirme bien. Tengo muy buena relación con los/as compañeros/as de las actividades que realizo en distintos Centros de Mayores y eso me ayuda también.  Y por supuesto, la relación con mis hijos y mis nietos me da muchas satisfacciones.  Por ejemplo, ayudo a mi nieta a cultivar la afición a la pintura, y ver lo bien que pinta me llena de orgullo.

De todo lo aprendido en estos años vividos ¿hay alguna enseñanza que te gustaría trasmitir a los jóvenes?

Les animaría a que estudiaran y se prepararan bien para el día de mañana, porque les ayudará a ser felices. Y les aconsejaría que lleven una vida sana y no se metan en líos ni en cosas raras.

También les diría que rezaran, pero yo sé que la mayoría de los jóvenes en estos tiempos no son religiosos y por ello cuando veo a jóvenes en la iglesia me alegro mucho.

¿Qué podrían hacer mejor todos los que prestan servicios o ayuda a los mayores (Administraciones, empresas, bancos, instituciones humanitarias, etc.)

Ayudarles mucho en todo lo que se pueda.

Y para terminar ¿Cuáles consideras que son las claves para envejecer de forma saludable?

Llevar una vida sana y equilibrada, teniendo una buena alimentación, caminando regularmente, desarrollando las aficiones preferidas y cultivando las relaciones con compañeros, amigos y familiares.

Y también importante: aceptar las cosas que te vienen en la vida, superando las adversidades y agradeciendo y disfrutando todo lo positivo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.