Los Mayores Cuentan

Blog participativo hecho por mayores para mayores

¿Alguna vez oiste hablar de Wu Zetian? Texto de Carmen Jiménez

Compartir

Le damos las gracias a Carmen Jiménez por descubrirnos la figura de esta fascinante mujer que tanta huella dejó en la historia del imperio chino.

Es la única monarca soberana de la historia que gobernó el vasto Imperio Chino.

En las páginas de la historia china, llena de emperadores y conquistadores, nos encontramos a la única emperatriz, que reinó entre los años 690 y 705, interrumpiendo brevemente el gobierno de la dinastía Tang.

Wu Zetian nació en el año 624 en el seno de una familia aristocrática originaria de la localidad de Wénshuǐ (actual Shanxi, una provincia situada al norte del país). A los 14 años ingresó en el quinto rango de concubinas del hougong del emperador Tang Taizong. El hougong, que formaba parte del patio interior del palacio, es el nombre con que se denominaba a la residencia de las esposas de los monarcas chinos, donde también residían concubinas, doncellas de palacio, príncipes menores y princesas solteras.

Cuando el emperador Taizong falleció en el año 649 fue sucedido por su hijo el emperador Tang Gaozong. La joven Wu pasó a formar parte del segundo rango de concubinas del hougong del nuevo emperador, convirtiéndose pronto en la favorita. No están claras las razones por las que Wu se incorporara al hougong de Gaozong; algunos historiadores sugieren que antes de morir Taizong, ya tenía una relación clandestina con el joven heredero y por ello permaneció en palacio, contraviniendo la costumbre de que las viudas del emperador vivieran para el resto de su vida en un monasterio.

La historia de Wu Zetian es una mezcla de astucia, ambición y habilidad política, que la llevó a convertirse en una de las gobernantes más poderosas y controvertidas de la antigua China. Nacida en una época de rigurosas estructuras sociales y un dominio masculino incuestionable, desafió cada expectativa y se convirtió en un icono de poder femenino.

Era una mujer de extraordinaria inteligencia y ambición. Como concubina del emperador Gaozong su influencia no dejó de aumentar en la corte, consolidando su poder de manera implacable con todas las armas a su alcance. Era una época de intrigas y alianzas, y Wu demostró ser maestra en ambos.

Tras ejercer como emperatriz consorte, a la muerte del emperador Gaozong, gobernó a través de sus hijos, los emperadores Zhongzong y Ruizong, quienes fueron meros títeres en sus manos. Eventualmente, en el año 690 d.C., se proclamó emperatriz, fundando su propia dinastía, la Zhou, interrumpiendo la dinastía Tang.

Su reinado estuvo marcado tanto por su despiadada consolidación del poder como por sus logros administrativos y culturales, que dieron al país un periodo pacífico y próspero. La emperatriz fue una administradora capaz, promovió a personas basándose en su mérito y no en su linaje, implementó reformas agrarias que beneficiaron a los campesinos y tomó medidas innovadoras para elevar el estatus de las mujeres. También fue una gran patrocinadora de las artes y el budismo, dejando un legado duradero en la cultura china.

Sin embargo, la historia de Wu Zetian también está teñida por su brutalidad y despiadada eliminación de opositores. Se rumorea que no dudó en eliminar a cualquiera que se interpusiera en su camino, incluyendo a miembros de su propia familia. Estas acciones, junto con su género, la han convertido en una figura controvertida en la historia china.

Wu Zetian desafió cada norma de su tiempo. Como mujer en un mundo dominado por hombres, no solo se elevó a la cima del poder, sino que también gobernó con una mezcla de astucia, crueldad, visión y eficiencia. Su vida es un testimonio de que, en una época donde las mujeres eran vistas principalmente como figuras secundarias, una mujer audaz y decidida pudo tomar el escenario central y dejar una huella imborrable en la historia. Su legado es complejo, como cualquier gran figura de poder, mezclando sabiduría y tiranía, progreso y crueldad, recordándonos la complejidad del poder y aquellos que lo ejercen.

Imagen: emperatriz Wu Zetian.

3

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *