Los Mayores Cuentan

Blog participativo hecho por mayores para mayores

Mica y Emilio nos cuentan

Compartir

Julián del Río ha entrevistado en esta ocasión a una pareja de amigos, Mica y Emilio, que se han prestado amablemente a contestar sus preguntas.  Muchas gracias a los tres por esta conversación tan inspiradora para todos los que queremos envejecer saludable y felizmente.

Antes de nada, nos gustaría saber cuantos años lleváis casados.

Llevamos casados 62 años.  Ahora vivimos solos el matrimonio, pero somos una familia muy unida, a pesar de que los hijos tienen todos sus trabajos y sus familias y algunos nietos están estudiando en el extranjero.

¿Queréis decirnos vuestra edad?  

Sí claro, Mica tiene 92 años y yo 93, contesta Emilio.

¿Qué es lo que más valoráis de esta etapa de la vida?

La salud, dice Mica. … y las buenas amistades, responde Emilio.   Valoramos la tranquilidad y el hecho de que somos autosuficientes, tenemos capacidad de movimiento, de pensamiento, de desplazamiento… Tengo el oído, la vista y la coordinación perfectas y aún conduzco.  Mi hija dice que voy más seguro conduciendo que andando por la calle.

¿Y que es lo que se os hace más cuesta arriba?

Yo mis huesecitos, contesta Mica. Yo no veo ni cuesta arriba ni cuesta abajo -dice Emilio- yo sigo andando poquito a poco hasta terminar el camino.

Contádnos cómo pasáis un día cualquiera en casa, donde vivís.

Empieza Mica: Yo muy bien, desayuno, salgo después, me doy un paseo, vuelvo a casa, como y descanso.

Continúa Emilio: yo sigo con mis aficiones deportivas y dedico un par de días a la semana para jugar al golf.  Y todos los días: paseo por la mañana, comida en casa, un poco de siesta y por la tarde tranquilito, viendo la televisión o leyendo. Me gusta estar bien informado y leo el periódico todos los días, y me gustan los libros históricos o de biografías.

¿A qué habéis dedicado vuestra vida profesional?  ¿Y qué os queda de todos esos años de trabajo?

Nos sentimos muy satisfechos, dice Mica. Emilio empezó a trabajar a los 14 años, en los años de la posguerra, cuando era necesario que los hijos contribuyeran a la difícil economía que las familias tenían en aquellos años.

Mi padre trabajó durante casi 20 años en el hospital San José y Santa Adela de la Cruz Roja -dice Emilio- y a través de sus contactos comencé a trabajar en el almacén de una empresa de Óptica, donde surgió mi interés por la nueva profesión que comenzaba entonces.  En 1956 se abrió la Escuela de Óptica de Madrid y no dudé en estudiar la carrera, graduándome en la primera promoción. También se creó entonces el Colegio de Ópticos y me enorgullece ser de los primeros colegiados. En 1962 inauguré mi primera óptica y a partir de ahí desarrollé toda mi carrera profesional en ese campo.  Fueron muchos años luchando, partiendo desde cero y dedicando mucho esfuerzo para sacar adelante el negocio, pero al final mereció la pena. Cuando me jubilé uno de mis hijos siguió con la empresa, y ahora me siento muy orgulloso de que una nieta va a continuar con el negocio de su padre y de su abuelo.

Mica se dedicó a llevar la casa y criar a los hijos y nos hemos complementado bien siempre, yo trabajando para darle una buena educación a los hijos y generar un patrimonio para vivir tranquilos tras la jubilación, y ella ocupándose de la casa y los niños.

¿Cuáles son las aficiones o actividades que más os gustan?

El mus -dice Mica con rapidez- y la familia y los nietos.

Sí, nos gusta el mus y jugamos regularmente, dice Emilio. Participamos con amigos en 5 ó 6 campeonatos de mus al año, que se celebran fuera de Madrid.  Es una ocasión excelente para hacer un viajecito de una semana, estar con amigos y despreocuparte de las cosas de la casa. También hacemos algunos viajes con la familia.

De todo lo aprendido en estos años vividos ¿hay alguna enseñanza que os gustaría trasmitir a los jóvenes?

Que con el esfuerzo se consigue todo, lo importante es plantearte metas claras, que con esfuerzo las podrás conseguir, dice Emilio.

¿Qué podrían hacer mejor todos los que prestan servicios o ayuda a los mayores?

Tendrían que prestar más atención a los mayores -dice Mica- porque están bastante desatendidos, hay mucha gente que no puede salir de casa, que tienen problemas para valerse por sí mismos…

Es muy triste ver el trato que algunos mayores reciben en las residencias, dice Emilio.  No queremos ni oír hablar de las residencias, nuestra idea es vivir en nuestra casa, incluso si necesitamos ayuda.

Y para terminar ¿Cuáles consideráis que son las claves para envejecer de forma saludable?

Yo creo que tener una buena alimentación, hacer ejercicio, no hacer excesos de ningún tipo y afrontar la vida tranquilamente, sin hacer daño a nadie ni perjudicar a nadie, dice Emilio, y Mica se muestra totalmente de acuerdo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.