Los Mayores Cuentan

Blog participativo hecho por mayores para mayores

La Virgen de la Paloma. Texto de Basilides Manso

Compartir

Le damos las gracias a Basilides Manso por descubrirnos la historia de una de las figuras icónicas de Madrid.

En la calle de la Paloma se encuentra la imagen de la llamada Virgen de la Paloma. En realidad, su nombre es Virgen de la Soledad, pero los devotos le cambiaron el nombre hacia 1890 por estar en la calle de este nombre.

La imagen es un lienzo en lugar de la tradicional talla. En el año 1787 se halló el cuadro en el corral de las monjas de San Juan de la Penitencia; unos niños lo encontraron y se pusieron a jugar con él, hasta que una mujer, tía de uno de los niños, llamada Isabel Tintero, les dio unas monedas por el lienzo. Lo limpió le puso un marco y lo colgó en el portal de su casa en la calle de la Paloma.

Una cuñada de Isabel presentó a su hijo recién nacido a la Virgen, y pronto se le atribuyeron milagros que se fueron propagando de boca en boca por el barrio. Acudían tantos devotos que tuvo que ampliar el portal con su dormitorio para al poco tiempo quedarse pequeño el lugar. Con limosnas y colectas levantaron una capilla que también se quedó pequeña. Entonces la trasladaron a la iglesia de San Pedro el Viejo que se encontraba en la misma calle.  La actual iglesia de la Paloma es el nombre popular que se le da a la parroquia de San Pedro el Real, que ocupa un templo neomudejar de principios del siglo XX erigido en el solar de la antigua iglesia de San Pedro el Viejo.

Los bomberos madrileños la eligieron como patrona, ya que son ellos los encargados, cada 15 de agosto, de bajar el cuadro para la procesión que se hace por el barrio y volverla a su lugar en el altar mayor.

De las tres patronas de Madrid, La Almudena (oficial), Nuestra Señora de Atocha (de la Corona) y La Paloma, ésta es la del pueblo. Si queréis comprobarlo daros una vuelta por el barrio el 15 de agosto.  Gran popularidad se la dio la zarzuela La Virgen de la Paloma. Es también la patrona del Real Madrid.